fbpx

Estamos esperando a nuestro primer hijo y a pocos días de su llegada me ha surgido esta duda, junto a otras mil…. no tengo claro cuál será el mejor sitio para ubicar a nuestro bebé los primeros días después de su nacimiento, considero que lo mejor es tenerlo cerca, es decir en la misma habitación, pero también pienso en los futuros llantos a media noche o madrugada, y al tenerlo tan cerca seguramente más de un susto nos llevaremos, ¿algún consejo para padres primerizos?

4 Respuestas Compartir

Respuestas

  1. hace 2 años

    No conocía el término «cunas tipo colecho», están geniales, muchas gracias Aldana por la información. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo demás!

  2. hace 2 años

    Hola! Claro que lo mejor es que esté cerca. Otra opción son las cunas tipo colecho, para que el bb tenga su espacio, pero que puedas verlo y el te pueda ver a vos durante la noche. Las necesidades fisiológicas y emocionales de un recién nacido no cambian durante la noche, y son: contacto, alimento y atención. Es importante que puedas ofrecerle tu ´presencia durante la noche, que al contrario de «malcriar» le dará bases de seguridad a futuro-. Saludos!

  3. hace 2 años

    Muchísimas gracias Romina por tu respuesta tan completa 🙂 sin duda tomaremos en cuenta todos esto consejos para cuando llegue nuestra pequeña!! Un abrazo

  4. hace 2 años

    Hola Nacho, tienes razón con la primera parte, lo mejor es tener a los bebés recién nacidos en la misma habitación que los padres, por ejemplo nosotros usamos un moisés, que es como una especie de cuna pero más pequeña, aquí tienes una foto de ejemplo…

    La función del moisés no es otra que ser la primera cama de nuestro hijo, por lo menos hasta los 6 meses de edad, su colchón debe ser ligeramente duro, para evitar que el cuerpo de nuestro bebé se hunda en la mitad y reducir así el riesgo de muerte súbita.

    Además en los primeros meses tu pareja y tú deberéis estar muy pendientes de la postura que adopte el bebé al dormir, recuerda que ellos duermen entre 16 y 20 horas, intentad acostarlo boca arriba (ojo, recordad sacarle los gases después de comer) y cambiadle la cabeza de postura a lo largo del día para evitar malformaciones en el cráneo, por ejemplo mientras duerme durante el día podéis girar su cabeza hacia la derecha, durante la noche hacia la izquierda y cuando esté despierto (y bajo supervisión), lo podéis acostar sobre su barriga, es decir, boca abajo así desarrollará los músculos de la nuca y espalda, para poco a poco estar más preparado para el cambio de “moisés” a una cuna normal.